miguelwitte.com

volver a la página principal
     

Haz publicidad contra los errores

Traducción del alemán al español:

Inmaculada Prieto Ramírez

Hoy Alexander ya no puede esperar más a que por fin le devuelvan el examen de inglés de la escuela. Hasta ahora tenía más bien una sensación de inquietud en el estómago, ya que sus resultados eran antes solo rasos y por suerte podía decir que había mantenido una nota positiva. Pero para el último examen había aprendido especialmente el vocabulario a conciencia y también tenía una buena impresión al escribir. "Esta vez seguro que es un ocho", fue optimista por no pensar en una nota aún mejor.

Cuando la Señora Mayer entró a la clase con los cuadernos y repartió éstos ordenados por notas- "¡Primero el mejor!" como ella decía siempre-, su cara se ponía cada vez más larga, ya que la profesora iba repartiendo ya los "seises bajos" y su nombre aún no había caído. "¡Sí, querido Alexander", lo arrancó de sus nublados pensamientos, "desgraciadamente ha sido otra vez sólo un cinco!"

Cuando corrigió el trabajo en casa, se enfadó porque eran otra vez los mismos errores tontos de tiempo que le habían estropeado hasta ahora la mayor parte de las notas. "Si no tuviera errores de tiempos verbales", se quejaba, "habría sido un ocho". Mientras miraba los errores marcados con rojo grueso de los anteriores exámenes, descubría algunos viejos "conocidos" en forma de una "s" que falta o un apóstrofe innecesario, que también se habían "colado" en su examen. Y también la duplicación de consonantes en el gerundio le originaba por lo menos dos puntos negativos adicionales. (1) (2)

¿Qué puede hacer Alexander contra eso, para no meter siempre la pata con los mismos fallos, pelearse con los mismos "errores" irritantes? El primer pequeño paso para salir de este embrollo lo ha hecho ya: ha reconocido que hay un tipo de contenidos de aprendizaje- para los temas de idiomas son, por ejemplo reglas gramaticales fáciles que no se graban en la memoria de una forma duradera por mucha voluntad que se ponga o que no se recuerdan en el momento preciso.

Para evitar tales errores "tontos" en el futuro, tienes que reunirlos sistemáticamente. Para ello lo mejor es que tomes no solo los ejercicios de los cuadernos de trabajo sino también los corregidos por el profesor y escribas todas las palabras y frases con errores incorrecta- y correctamente en una hoja de papel. Así ordenas estos casos problemáticos por tipo de error, por ejemplo errores de tiempo, preposiciones equivocados, una "s" del genitivo que falta, etc. Después te buscas las correspondientes reglas o explicaciones en tus cuadernos de la escuela, hojas de trabajo o libros de texto.

Estas fuentes de errores y las correspondientes reglas las cimientas en tu memoria, para lo que elaboras un cartel de aprendizaje. Para eso necesitas una hoja grande de papel recio (DIN A2 o aún mejor, A1). Quizás tomes para eso sencillamente la parte de atrás de un póster viejo de una estrella del pop, que ya no puedas ver más, pero también el papel de embalaje o la parte de atrás del papel de regalo usado son también adecuados!

En este cartel de aprendizaje reflejas con letra grande todas estas reglas y explicaciones firmemente. En la mitad vienen aquéllas que hasta ahora han surgido más a menudo. Cada punto problemático deberías dotarlo de una palabra clave adicional, de un dibujo que le vaya o de una ilustración. Naturalmente utilizas colores distintos y deberías elegir una letra tan grande que incluso puedas leer bien el texto a una distancia de 2 a 3 m por lo menos. Un cartel de aprendizaje debería ser estructurado como un collage que seguro que tenías que confeccionar con viejas ilustraciones de libros en clase de dibujo. Deja jugar tu fantasía para su fabricación, completa los carteles con ejemplos, palabras clave, reglas mnemotécnicas, etc. También puedes redactar primero los puntos individuales en pequeñas hojas y después pegarlas en el cartel. Sólo es importante que los contenidos de aprendizaje "salten a la vista" del observador desde una distancia más grande.

Este cartel lo cuelgas en un sitio de la casa en el que tú te encuentres a menudo o por el que pases varias veces diariamente. Entonces párate siempre un poco y mírate más exactamente uno o dos de tus puntos problemáticos personalizados. El secreto de este consejo de aprendizaje es, además de la concentración en unos pocos contenidos, también la repetición frecuente de este contenido en un largo periodo de tiempo. Además también las ilustraciones elegidas de apoyo pueden fijar los contenidos en tu memoria de forma duradera.

Un póster como tal no tiene que cumplir con ninguna exigencia artística y por eso tampoco se trata de que otras personas puedan sacar algo de tu póster. Es, por así decirlo, tu cartel personalizado, que debe hacer publicidad de las reglas correctas y contra los errores. Naturalmente puedes también repartir por la casa varios carteles- siempre que tus compañeros de vivienda estén de acuerdo con ello. Pero cuidado: con demasiados carteles existe el peligro de que ya no se perciba nada en absoluto, como la publicidad de las calles.(3) (4)

 

1. Pregunta:
¿Qué es lo que hace Alexander con el examen cuando llega a su casa.?

2. Pregunta:
¿Cuál es el resultado de su análisis?

3. Pregunta:
¿En qué consiste la técnica de hacer publicidad contra los errores?

4. Pregunta:
¿Te parece una forma útil para combatir errores que se repiten con mucha frecuencia? Da argumentos a favor y en contra.

 

Copyright de las unidades didácticas: Manuela Molina Molina

Copyright del texto: Benjamín y Werner Stangl

 

   

volver a la página principal

index | mail | sitemap | about