miguelwitte.com

volver a la página principal
     

La tabla de multiplicar

Traducción del alemán al español:
Francisco María Ruiz Moreno

Querido Benjamín, querido Werner,

he leído vuestros consejos de aprendizaje en Internet y los encuentro geniales. El consejo de aprendizaje sobre las pausas periódicas, en las que el cerebro sigue aprendiendo, es el que más interés le ha despertado a mi hijo Willi hasta ahora. Pero todavía no he encontrado ningún consejo que nos ayude a resolver un problema concreto: con la tabla de multiplicar. Willi va a segundo curso de primaria y suele fallar en sus tareas de cálculo, porque multiplicando siempre vuelve a cometer errores.

¿Tenéis un consejo concreto de aprendizaje?

Pregunta Andrea M.

Este e-mail llegó un día a nuestro correo y Benjamín se acordó inmediatamente del método, con él que el hacía algunos años había aprendido la tabla de multiplicar de manera tan segura y en tan poco tiempo, que en medio de la noche podía despertarse e inmediatamente sabía cuánto era ocho por siete.

Al principio habíamos hecho un cuadro para la tabla de multiplicar como se puede ver aquí.

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

1

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

2

2

4

6

8

10

12

14

16

18

20

3

3

6

9

12

15

18

21

24

27

30

4

4

8

12

16

20

24

28

32

36

40

5

5

10

15

20

25

30

35

40

45

50

6

6

12

18

24

30

36

42

48

54

60

7

7

14

21

28

35

42

49

56

63

70

8

8

16

24

32

40

48

56

64

72

80

9

9

18

27

36

45

54

63

72

81

90

10

10

20

30

40

50

60

70

80

90

100

Habíamos copiado este cuadro algunas veces. Entonces escogíamos de la música favorita de Benjamín algunas piezas que tenían un ritmo bonito (en su caso fueron “Las cuatro estaciones de Vivaldi” y dos piezas musicales de la banda sonora “La gaviota Jonathan”) Las pusimos en el tocadiscos y repetimos en voz alta algunas veces todos los cálculos de la tabla de multiplicar al ritmo de la música: Una vez la tabla de delante hacía atrás, una vez de atrás hacia delante y algunas veces también los 100 cálculos al azar. Todo esto lo grabamos en una cinta magnetofónica vacía. Con ello estaban concluidas todas las preparaciones para el aprendizaje propiamente dicho. (1)

Al principio Benjamín escuchaba toda la cinta varias veces cada día, frecuentemente cuando estaba jugando o haciendo manualidades pero también la cogía cuando salía en coche. (2)

Para probar cuantos cálculos dominaba a la perfección, se dejó examinar en la primera semana cada día dos o incluso hasta tres veces. Para ello su madre o su padre cogían la nota y comprobaban todos los cálculos al azar. Si la respuesta era correcta al primer intento, se tachaba en la nota con una cruz. Si era errónea, entonces sólo se marcaba con una simple raya y después de la corrección, Benjamín la repetía tres veces en voz alta. Los cálculos que quedaban pendientes se repetían al final a modo de ejercicio.

Después de cada prueba Benjamín sabía exactamente el porcentaje de la tabla de multiplicar que dominaba ya con seguridad, y qué cálculos tenia todavía que aprender. La comprobación con este método tiene la ventaja de que sistemáticamente todos los cálculos son preguntados y no hay lugar a repeticiones a modo de: “Pero Papá, esto ya me los has preguntado tres veces.” También con ello quedaba fijada la duración de la prueba. – Un repaso y nada más.

Las hojas de comprobación demostraban exactamente el progreso de aprendizaje y de esta manera también eran un estímulo para dominar también ya el resto de la tabla . Con ello se resuelve otro problema que muchos niños creen tener al aprender la tabla de multiplicar: ellos temen que a pesar de todas las prácticas y repeticiones siguen estando ante un montón de cálculos que no dominan. Con nuestro método experimentan que ese montón pronto decrece. (3)

Después de sólo una semana quedan tan sólo unos pocos cálculos reacios. Después de dos semanas se consigue ya por lo general el 100 por cien.
A continuación se debería realizar cada dos o tres días un repaso completo para su afianzamiento. (4)

 

1. Pregunta:
Al escuchar la cinta ¿cuál crees que es el efecto de la música de fondo? ¿Qué efecto tendría para ti?

2. Pregunta:
¿Crees que escuchar la cinta le ha supuesto un especial esfuerzo a Benjamín?

3. Pregunta:
¿Qué es lo que hace especialmente eficaz este método a la hora de aprenderse la tabla de multiplicar?

4. Pregunta:
¿Crees que este método también se podría aplicar a otras materias?

 

Copyright de las unidades didácticas: Manuela Molina Molina

Copyright del texto: Benjamín y Werner Stangl

 

   

volver a la página principal
index | mail | sitemap | about