miguelwitte.com

Los once pecados capitales de la comunicación y cómo mejorarla.

greenpoint Los siguientes comportamientos son denominados “pecados capitales”, precisamente porque malogran rápidamente cualquier tipo de comunicación y llevan a malentendidos, enfado, frustración y a abandonar la conversación. Estos “pecados” son cometidos de forma diaria. Esta práctica puede conducirnos, incluso a cometer estos mismos pecados de manera más refleja y frecuente, ya que “¿no es así como la gente habla entre sí?” Sin embargo, usted no debería llevar por esos derroteros sus conversaciones si quiere que éstas sean provechosas. Convendría leer cada “pecado” dos veces y pensar si ha tocado alguna vez con él. ¿Cómo reaccionó? ¿Comete usted el mismo error? ¿Cuándo y con quién? Cuando se repasan los “pecados capitales de la comunicación” queda constancia de con qué frecuencia se emplean las palabras “tu” y “usted” en el discurso. Si usted llega a ser consciente de cometer alguno de estos “pecados capitales”: ¡Pare! ¡Respire hondo! ¡Intente expresarse de otra manera!

Comportarse con condescendencia

Juzgar

greenpoint Siempre que nos permitimos expresar un juicio positivo o negativo sobre alguien manifestamos, de forma tácita, que nos suponemos mejor. Esto es especialmente cierto si juzgamos a otros de forma global y no de forma específica. Expresiones como “Eres un buen trabajador” o “No tienes remedio” no sirven de mucho ya que se trata de comentarios muy generales y el receptor del mensaje se siente tratado “desde arriba”. Procure también evitar juicios globales del tipo “No tienes consideración” o “Te tienes que esforzar más si quieres seguir adelante.”

Especifique su elogio o su crítica. No diga nunca lo que le gusta o lo que no le gusta sin dar razones. Ocúpese de hechos reales en vez de expresar opiniones o interpretaciones. Emplee palabras neutrales y transmitále al otro su respeto a través de su lenguaje corporal, su entonación y use palabras adecuadas a la situación.

Consolar

greenpointOtra forma de superioridad consiste, en ocasiones, en tranquilizar a alguien, en compadecerse o en consolarle mediante expresiones como “Mañana las cosas tendrán otro aspecto”; No te preocupes. - El sol volverá a salir. - Estoy convencido de que todo saldrá bien. - Tu pena me afecta mucho.“ Estos comentarios no suelen servir de mucho ya que frecuentemente son simplemente erróneos. También implican que asumimos poder evaluar la situación del otro mejor que él mismo. Pensándolo bien, esta forma de la comunicación es llanamente indignante.

Hable con otras personas desde una actitud de respeto. No hable con otros ni ”desde abajo hacia arriba“ ni tampoco ”desde arriba“. Así evitará usted un efecto condescendiente. Evite también las expresiones referidas en el párrafo anterior y el hacer de apaciguador de los demás.

”Hacer de psicólogo” o ”etiquetar”

greenpointSeguramente habrá oido ya en ocasiones comentarios como: “Esto sólo lo dices, porque tienes un conflicto de autoridad.” “Tu problema es...” “Es que tienes manía persecutoria.” “Es que no te esfuerzas lo suficiente.” Este tipo de comentarios son ejemplos de “etiquetar”. Este tipo de comunicación eleva al que habla y degrada al otro. Es peligroso colocarle una etiqueta a otra persona o a su comportamiento, ya que en realidad no sabemos si la etiqueta corresponde a la realidad. Y es que en la mayoría de los casos, esto no es así aunque nos comportemos hacia el otro dando por hecho que esta etiqueta es cierta: Esto puede conducir a los más diversos problemas comunicativos.

Resista la tentación de etiquetar a otros o a su comportamiento. Si no está de acuerdo con lo que el otro hace o dice, entonces describa su visión de las cosas de una forma clara sin interpretaciones o valoraciones. Aténgase a los hechos y refiérase sólo al efecto que el comportamiento del otro ha hecho en usted, no lo valore. Estos serían argumentos legítimos y no interpetaciones de “psicólogo amateur”, que nunca son legítimos.

Hacer comentarios irónicos

greenpointAunque la ironía forma parte de las conversaciones cotidianas, en realidad se trata de un degradación agresiva hacia la víctima. Incluso los chistes supuestamente amables pueden fallar y herir sentimientos. Los comentarios irónicos impiden frecuentemente una conversación amable. La ironía pertenece a la categoría de indignar, ridiculizar y avergonzar - y causa estos mismos resultados.

En la mayoría de los casos es mejor decir aquello que opinamos en vez de presentarlo disfrazado de comentario irónico.

Hacer preguntas exageradas o improcedentes

greenpointA nadie le gusta estar sometido a un interrogatorio, ser examinado o que le saquen información de forma descarada. ¿Le gusta a usted? Y es justamente éste, el efecto que causa una tormenta de preguntas, bien preguntas abiertas que exigen contestaciones completas o bien preguntas cerradas a las que sólo se pueden contestar con un sí , con un no, o con una breve explicación.

Si usted hace una pregunta, entonces procure tener contacto visual y demuestre a través de su lenguaje corporal que está escuchando atentamente - asienta con la cabeza y confirme de vez en cuando lo que le ha dicho el otro. En su contestación haga referencia a algo que el otro haya dicho.
Si necesita más información puede entonces pasar a hacer una pregunta. Sin embargo, en caso de tener muchas preguntas es mejor pedir permiso: “Si no te importa, me gustaría hacerte algunas preguntas.” Procure enlazar la nueva pregunta con el contenido de la contestacion anterior mediante un breve resumen de la misma. Esto minimiza la sensación de estar expuesto a un bombardeo de preguntas.

Marcar signos

Ordenar

greenpointMandar significa que usted da una instrucción a alguien, de forma que a éste le impide más debates o la posibilidad de recabar más información para luego estar de acuerdo o no. Su orden le hace sentir al otro más bien como una máquina y no como una persona. Según su posición, el otro reacionará bien con una contestación agresiva o bien obedeciendo en contra de su voluntad.

La próxima vez que se sienta inclinado a decir: “Tiene usted que...” o “Basta ya.” es mejor no decir nada. Busque una mejor manera de transmitir su mensaje.

greenpointOtra variante de mandar consiste en “enganchar” al otro para dirigirle de forma amable en una determinada dirección. Esto ocurre frecuentemente a través de afirmaciónes lógicas que parten de la base de que el otro las aceptará sin darle realmente la oportunidad de expresarse al respecto. Si hace que la conversación vaya muy de prisa el otro se sentirá arrollado y asentirá.

Emplee su empatía y exprese su mensaje de forma que el otro entienda fácilmente por qué hay que hacer una cosa y no la otra. Proponga ideas para mejorar. Ponga la atención en los resultados que usted quiere alcanzar y deje al otro la forma de conseguirlo. Si usted se da cuenta de que maneja la conversación para lograr de forma rápida sus intenciones, entonces conviene que se plantee la pregunta de si está obligando o intimidando al otro. En caso de respuesta afirmativa, ¿Realmente es eso lo que quiere? ¿No sería mejor para usted, y a la larga para la relación con su compañero, si escuchara atentamente al otro?

Amenazar al otro

greenpoint“Si no haces esto...” o “Sería mejor, si...”: Amenazas de este tipo - bien expresamente, bien de forma sutil como son los mensajes tipo “o esto o lo otro”, provocan la sospecha en los demás, y ésto precisamente no favorece la comunicación. Muchas personas se defienden contra las amenazas y buscan la forma de no obedecer.

Si existen buenas razones para que alguien haga o no haga algo, entonces explíqueselo usted. También puede explicar las posibles consecuencias de forma clara y correcta. En vez de amenazar al otro sería mejor darle ánimos.

Dar consejos sin que nadie los haya pedido

greenpointSi pronunciamos frases como: “Debería usted...”, “Tendría usted que...”, “¿Ha intentado usted también...?” o “Si me quiere escuchar a mi, entonces usted...” corremos el peligro de hablar como si predicáramos o habláramos ex cátedra.

Cuando otras personas quieren escuchar nuestra opinión o nuestro consejo, entonces hay que dejar que pregunten por ello expresamente. Si les obligamos a escuchar nuestro consejo, posiblemente nos ignorarán. Aquello que les decimos será para ellos solamente unas palabras irrelevantes. Si usted siente que tiene que dar un consejo no solicitado, pida primero permiso para ello. “¿Te importaría que te hiciera una propuesta?” o “¿Te gustaría saber que es lo que haría yo en este caso?”

Desviaciones

Ser poco preciso

greenpointSi no hablamos claro desde el principio, nuestro compañero de conversación tiene que adivinar qué es lo que queremos decir. Pero a la hora de adivinar los pensamientos, la gran mayoría de las personas fallan. “Ser poco preciso” también implica no asumir del todo lo dicho por uno mismo. Frases como: “Cada uno sabe, que...” o “La mayoría de las personas estan de acuerdo en que...” son ejemplos de cómo no decir lo que uno personalmente opina.

Sea claro e específico. La llave para eso son el respeto mutuo, la empatía y considerarse responsable por lo que uno mismo ha dicho.

Retener informaciones

greenpointAlgunas personas en sus informaciones, se limitan a comunicar sólo lo imprescindible. Esto quizás haya funcionado antes, pero hoy es preciso informar a la gente de forma completa para que ésta haga bien su trabajo y forme equipos competentes. Retener informaciones lleva a juegos de poder y sentimientos falsos de superioridad y no a una comunicación verdadera.

Si usted posee informaciones útiles para alguien, entonces no se los oculte. Posiblemente a cambio, se enterará de algo interesante para usted mismo.

Maniobras de distracción

greenpointSi una conversación se vuelve muy emocional o personal, esto puede hacer que uno de los interlocutores se sienta incómodo e intente cambiar ésta a temas más cotidianos, distrayendo al que habla, cambiando de tema o respondiendo con muletillas.

Ponga antención a su compañero de conversación y utilice técnicas para escuchar activamente. No estamos obligados a llevar una conversación profunda y filosófica cada vez que hablemos con alguien. Sin embargo, algunas conversaciones nos ofrecen la posibilidad de echar un vistazo a un mundo personal y no deberíamos rechazarlo de forma automática. Algún compañero quizás quiera hablar con nosotros de algo personal, si le mostramos nuestro desinterés, la comunicación no sería muy productiva.

copyrightcopyright

link ¿Quién es Werner Stangl? | Fuente del texto original | TEXTO es -de | Acerca de este proyecto link

volver a los link Apuntes científicos de Werner Stangl - index

about |mail | sitemap | index Valid XHTML 1.0 Strict valid css